Un abogado nigeriano, galardonado en la ceremonia del Premio Nansen de ACNUR 2017

Publicado el 16/10/2017
Etiquetas: ACNUR, P. Nansen

 La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, honró con el Premio Nansen para los Refugiados a Zannah Mustapha, abogado nigeriano, en una ceremonia en Ginebra, por fundar una escuela en Maiduguri (Nigeria), epicentro de la insurgencia de Boko Haram.

 

La escuela ha permanecido abierta durante todo el conflicto con Boko Haram, que ha dejado 20.000 muertos en la región del lago Chad, y millones de desplazados.

El centro ofrece educación gratuita -así como comidas gratis, uniformes y atención médica- a niños afectados o desplazados por la violencia. Aquellos que han quedado huérfanos, en ambos lados del conflicto, son bienvenidos a las aulas de Mustapha como símbolo de la reconciliación que espera lograr para la región.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, entregó la medalla Nansen a Zannah Mustapha y le rindió tributo en su discurso:

“Hoy reconocemos y celebramos los logros de Zannah Mustapha, un hombre lleno de valor y paz”, dijo el Alto Comisionado. “Tuvo el valor de construir una escuela. Tuvo el valor de dar una educación a niños víctimas de la violencia. No puedo pensar en una mejor opción para el Premio Nansen de este año”.

En la década transcurrida desde su creación, la escuela de Mustapha ha pasado de tener 36 estudiantes a 540. Ansiosos por ir a clase, miles de niños más han añadido su nombre a la lista de espera. En 2016 Mustapha abrió una segunda escuela a unos pocos kilómetros de la primera.

La Enviada Especial de ACNUR, Angelina Jolie, felicitó también a Mustapha a través de un mensaje grabado en vídeo. Sus palabras elogiaron su trabajo y su legado.

“El valor que demanda defender el derecho de los niños a la educación frente a Boko Haram es extraordinario”, dijo. “Zannah Mustapha ha llevado luz a una región aterrorizada desde hace años”. “Zannah Mustapha, eres una fuente de inspiración. Espero que este premio te anime a ti y a otros a continuar este trabajo tan vital”.

En su discurso, Zannah Mustapha agradeció a todos los maestros y a las viudas con las que ha trabajado y alabó a los estudiantes de sus escuelas“Nunca pensé, ni en mis sueños más ambiciosos, que vería a estos niños salir adelante en un periodo tan traumático de sus vidas”, afirmó. “Cuando miro las caras de los niños, veo resiliencia y estabilidad”.

“No estamos en un viaje que nos vuelva homogéneos, sino que nos haga comprender nuestras diferencias y superar nuestra adversidad. Eso lo podemos conseguir con la educación”, continuó.

“Hay tantos niños en zonas de conflicto que no pueden ir a la escuela… Hemos mostrado que es posible”

Fuente: ACNUR