ACNUR sigue preocupado por el alto número de refugiados e inmigrantes que llegan a Yemen

Publicado el 12/08/2013
Etiquetas: ACNUR, Población Refugiada, Somalia, Yemen

ACNUR ha registrado en Yemen la llegada de más de 46.000 refugiados e inmigrantes durante el primer semestre de 2013. La Agencia de la ONU para los Refugiados sigue preocupada por el creciente número de personas que realizan este peligroso trayecto en barco desde el Cuerno de África.

El número de solicitantes de asilo, refugiados e inmigrantes en Yemen ha ido en aumento durante los últimos seis años. El año pasado, una cifra sin precedentes de 107.500 personas emprendió este viaje.

 Aunque los números son inferiores en lo que llevamos de 2013, con 46.417 personas de enero a junio en comparación con las 56.146 del mismo periodo en 2012, este año también se está registrando un elevado número de llegadas. Desde 2006, cerca de medio millón de personas (unas 487.000) han llegado a Yemen en flujos migratorios mixtos.

 El personal de ACNUR y sus socios como la Media Luna Roja Yemenita y el Consejo Danés para los Refugiados trabajan a diario para registrar las nuevas llegadas y ofrecerles apoyo. Esta ayuda adopta diversas formas: desde facilitarles alimentos y agua, atención médica de emergencia y transporte hasta los centros de tránsito y recepción, hasta ofrecerles comidas calientes y paquetes de bienvenida que incluyen mantas y ropa, así como alojamiento y apoyo psicosocial.

ACNUR ha sido testigo de un cambio significativo entre la población refugiada e inmigrante que ha llegado a Yemen durante los últimos dos años: cada vez más etíopes cruzan a Yemen debido a la difícil situación en su país. Anteriormente los refugiados somalíes constituían casi un tercio o un cuarto del total de llegadas. Sin embargo, de las personas que han llegado a Yemen en la primera mitad de 2013, 38.827 (el 84%) eran etíopes, mientas que 7.559 (un 16%) eran somalíes. También hubo 17 eritreos, 12 yibutienses y dos sudaneses.

La mayoría de estas personas llegaron a Yemen entre febrero y marzo cruzando el Mar Rojo. Del total de 46.417 personas que llegaron, 7.518 lo hicieron en enero, 10.145 en febrero, 11.806 en marzo, 6.407 en abril, 6.261 en mayo y 4.280 en junio. Del total, 34.875 llegaron curzando el Mar Rojo, sobre todo a la gobernación de Lahij, mientras que las otras 11.542 personas llegaron a través del Mar Arábigo, principalmente a la gobernación de Hadramout.

Los refugiados e inmigrantes son vulnerables a la explotación, la violencia y el abuso sexual durante todas las etapas de su viaje. Las embarcaciones que cruzan el Mar Arábigo o el Mar Rojo hacia Yemen a menudo lo hacen sobrecargadas y los traficantes pueden obligar a los pasajeros a saltar por la borda para evitar ser detectados. Las redes de tráfico y trata de personas  esperan a menudo en la costa para recibir a los recién llegados.

 Las autoridades yemeníes siguen reconociendo automáticamente como refugiados a los somalíes que llegan al país. ACNUR determina el la condición de de refugiado para los etíopes y las personas de otras nacionalidades. Sin embargo, son pocos los etíopes que solicitan asilo, en parte porque muchos desean continuar su viaje más allá de Yemen o porque no saben cómo funciona el procedimiento de asilo. Por ello, la mayoría de los etíopes quedan en situación de extrema vulnerabilidad. No obstante, se han producido algunos avances positivos. El número de refugiados e inmigrantes muertos o desaparecidos ha descendido significativamente a cinco personas en lo que llevamos de año, comparado con las 43 que perdieron la vida en todo 2012. En Yemen, un país tradicionalmente de tránsito para inmigrantes y de acogida para más de 242.000 refugiados, el seguimiento de la inmigración está relativamente bien gestionado. Las autoridades yemeníes también han tenido cierto éxito a la hora de localizar las bases donde operaban redes de tráfico y trata de personas, logrando desmantelar sus operaciones.

 Aunque ACNUR sigue preocupado por el continuo aumento en las cifras de solicitantes de asilo e inmigrantes que llegan a Yemen desde el Cuerno de África, también está colaborando con el gobierno yemení y sus socios nacionales e internacionales. Conjuntamente se está trabajando para mejorar los servicios ofrecidos a los refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes, así como para encontrar soluciones duraderas.

Fuente: ACNUR

&nbsp